ACTAS DEL CABILDO DE SANTIAGO PERIODICOS EN TEXTO COMPLETO COLECCIONES DOCUMENTALES EN TEXTO COMPLETO INDICES DE ARCHIVOS COLECCIONES DOCUMENTALES

La Aurora de Chile
Número 20. Jueves, 25 de Junio de 1812. Tomo I.
Continuación del plan de organización del Instituto Nacional de Chile, Escuela Central y Normal para la difusión y adelantamiento de los conocimientos útiles [24].

Por el Editor.

Artículo 5º. Organización y Método de la clase 3ª: Además de la corrección que da al propio lenguaje el conocimiento de su gramática, facilita la inteligencia de los otros idiomas. Por tanto, se explicará la gramática castellana.

Consta por experiencia, que los jóvenes se aplican con sumo gusto en muchos colegios a aprender la traducción francesa y los principios de bellas letras, sin que este estudio los distraiga de otros más serios y difíciles. Por tanto, y en consideración a la excelencia de las obras escritas en aquella lengua, se enseñará su traducción, y a hablarlo si es posible.

El Inglés es igualmente una lengua sabia, consagrada a la filosofía y a la profundidad del pensamiento. Se enseñará, pues, su traducción por principios.

Las bellas letras son la delicia de la imaginación; aumentan la sensibilidad; dan esplendor a los estados y acreditan una educación fina. Se enseñarán pues en el Instituto por principios; mas no se emprenderá su estudio, hasta que los alumnos sepan alguno de los idiomas sabios, que son de constitución, para evitar la distracción y superficialidad.

Se hará este estudio por Hugo Blair, la obra más profunda, y mejor escrita que conocemos sobre esta materia.

Este estudio se reducirá a una lectura reflexiva, y bien explicada, sin pasar de un tratado a otro, hasta estar los alumnos en estado de exponerlo con facilidad.

Este ejercicio seguirá al de lenguas. Se continuará hasta el punto en que se concluyan los estudios matemáticos. Durará una hora cada mañana.

Artículo 6º. Enseñanza pública de lenguas: Los maestros de lenguas, desocupados por pasar los alumnos al estudio de las bellas letras, enseñarán en una sala del Instituto la traducción de dichas lenguas a todas las personas que quieran aprenderla.

Los mismos maestros, estando desocupados por las tardes, darán en ellas hora y media de enseñanza gratuitamente al público.

Apéndice a la clase de lenguas. Aunque el español es la única lengua que se habla en Instituto, como consagrado a las ciencias naturales, y por ser evidente que así es más fácil el aprovechamiento, se adquiere cultura y se extiende prodigiosamente la ilustración; no obstante, por justas consideraciones parece convendrá pertenezca al Instituto una escuela para los niños, que por su poca edad no estén aún aptos para mejores estudios, o cuyos padres lo quieran así por cualquier motivo.

Segunda Parte.

Disposiciones Generales.

Artículo 1º. Tiempos de la enseñanza: Las aulas de matemática se pondrán en ejercicio a las ocho y media de la mañana. Después de las dos horas de trabajo, tendrán los alumnos media hora de distracción.

De once a doce concurrirán a la aula de literatura. En las tardes después de la lección, se empleará el tiempo restante en los ejercicios prácticos.

En las noches, se emplearán dos horas en los estudios de ciencias morales pertenecientes a la clase segunda.

Artículo 2º. Ejercicios prácticos: Hasta tanto que emprendan los alumnos el estudio de arquitectura militar, emplearán la tarde, después de la lección de matemática, en aprender el manejo y ejercicio de todas las armas de fuego, evoluciones militares etc., según  las disposiciones del director de la escuela militar.

Luego que sepan la geometría práctica y los principios de la fortificación, emplearán dicho tiempo de la tarde en practicar en pequeño las medidas de distancias, nivelar, levantar planos, trazar y disponer sobre el terreno las fortificaciones, y cuanto acerca de esto puedan hacer cómodamente.

Aprenderán el manejo de los instrumentos astronómicos y resolverán prácticamente los problemas.

De tiempo en tiempo habrán repasos de los ejercicios anteriores.

Artículo 3º. Exámenes públicos: La matemática pura se dividirá en dos partes, y de cada una se dará examen separado. Será el primero de la parte elementar; será el segundo de la parte práctica y de la fortificación.

La matemática mixta se dividirá igualmente en dos exámenes, de los cuales será el último el de astronomía y geografía.

Se celebrarán los exámenes bajo los auspicios y con asistencia del gobierno, del cuerpo municipal, de los socios del Instituto, y de todos los profesores.

Se escribirán en cédulas separadas las proposiciones científicas, y los nombres de los examinados. Se tomará a la suerte un nombre y dos proposiciones, o más, que demostrará el examinado.

En los tiempos que juzgue convenientes el Instituto, se darán pruebas públicas del aprovechamiento de los estudiantes en lenguas, literatura y ciencias morales.

La naturaleza de sus estudios excluye del Instituto todo género de argumentos y disputas en todas sus funciones.

Artículo 4º. Relaciones del Instituto: Compónese el Instituto del Director, profesores, alumnos, y socios de dentro y fuera del reino.

La sabiduría es el único y necesario atributo requisito para pertenecerle, a ejemplo de todas las sociedades científicas del mundo.

Sólo al gobierno puede pertenecer nombrarle en su principio un cierto número de socios residentes en la capital, y estos que hayan demostrado habilidad, erudición, o ciencia en algún ramo.

El Director, profesores, y socios residentes forman un cuerpo con el nombre de Instituto de Chile.

Este cuerpo bajo la protección del gobierno entiende en todos los asuntos relativos al Instituto. Nombra los maestros; sostiene correspondencia con las academias, y sabios fuera del reino; confiere el título de individuos o socios; dirige su propia imprenta; publica las efemérides de Chile; da cuenta en ellas de los exámenes de sus alumnos, con individualización de sus nombres y patria; inserta la lista de sus socios; publica sus observaciones y descubrimientos; designa los libros por los que han de enseñar los maestros; solicita la provisión y conservación de la biblioteca, que ha de tener cada clase relativa a su objeto; extiende el mismo celo a los instrumentos geométricos y astronómicos; publica noticias útiles a las artes y oficios; solicita y conserva una colección de modelos de máquinas que adelantan los progresos de las artes y manufacturas. En fin, tal ha de ser su celo patriótico, que alcance por sus laudables trabajos y solicitudes, que si el ilustre Lineo se gloriaba de pertenecer a la sociedad de Filadelfia, de México, etc., no se desdeñen de llamarse socios de nuestro Instituto.

Artículo 5º. Apertura del Instituto: Este plan de estudios puede ponerse en práctica en el día, pues por ahora solo necesita de dos profesores; a saber, el de matemática pura y el de ciencias morales, que pueden encargarse de la enseñanza de la traducción francesa e inglesa. Respecto a que la matemática elementar procede necesariamente el estudio de la matemática mixta, y entra en este plan el que la traducción de una lengua sabia preceda el estudio de bella literatura.

______________________________________________

[24] (Nota en el título) La primera parte en Tomo I, Nº 19, Jueves 18 de Junio de 1812 (N del E).
Volver