ACTAS DEL CABILDO DE SANTIAGO PERIODICOS EN TEXTO COMPLETO COLECCIONES DOCUMENTALES EN TEXTO COMPLETO INDICES DE ARCHIVOS COLECCIONES DOCUMENTALES

El Monitor Araucano
Tomo II. N° 33. Viernes 8 de Abril de 1814.
Parte del General en Jefe del EjÚrcito Restaurador. Sobre operaciones militares.

Excelentísimo Señor:

Luego que me instruí, aunque por vagas noticias de la invasión de los enemigos sobre Talca, me resolví en el momento a organizar el ejército, dejar a Concepción atrin­cherada, y en estado de una regular defensa, y me puse en camino el día 14 de marzo, sin los útiles indispensa­bles para la marcha, y después de un ataque que tuve en el Quilo, y otro el General Mackenna el día 20, en que quedaron derrotado[a]s las divisiones enemigas, conseguí reunirme, sufriendo gravísimas incomodidades. Por últi­mo he llegado a las orillas del [río] Maule. No quise en el intermedio entrar en acción decisiva con el enemigo, a pe­sar de mi gran fuerza por no exponer nuestra causa a la suerte, cuando creo probablemente que puedo asegurar­la a satisfacción, y sin aventurar la vida de un hombre, como procedamos de acuerdo. La acción de anoche fue memorable: las virtudes y braveza de la oficialidad, y tropa hicieron los últimos esfuerzos para vencer la gran muralla del [río] Maule en el vado de Quiñones, al Norte, poco usado por su profundidad y rapidez. Situado el enemigo en esta parte, era moralmente imposible que ni diez mil hombres pasasen el río. Por lo mismo, y conociendo es­tos decididos patriotas el riesgo tan inminente, camina­ron la mayor parte de la noche por extraviados e intran­sitados caminos, dejando en el campamento carpas, y luego para que el enemigo se persuadiese que no habíamos hecho movimiento alguno; y luego que llegamos al río, con el agua al pecho, la oficialidad y tropa ayudaron a mano las ruedas de la artillería, y las de treinta y seis carretas, y luego toda la oficialidad, inclusa la de mayor graduación, pasaron y repasaron el río, conduciendo a ancas de sus caballos toda la tropa, con cuya rápida ma­niobra se consiguió el fin. Este entusiasmo es nada vul­gar, y por consiguiente estoy cierto de nuestras futuras glorias, que serán más seguras con los auxilios que ha mandado, y mandará V.E. de esa fuente inagotable de recursos.

Dios guarde a V.E. muchos años.— Campamento de Maule, 4 de abril de 1814.— Excelentísimo señor Bernardo O’Higgins.- Al Supremo Director del Estado.